Por deseo del Papa dinero recaudado en EXPO Milán 2015 irá a refugiados iraquíes

VATICANO, 10 May. 16 / 02:48 pm (ACI).- Por voluntad del Papa Francisco, la Santa Sede destinará los 150.000 dólares recaudados en su pabellón de la EXPO Milán 2015 a un proyecto para generar empleo para miles de refugiados iraquíes en Jordania, donativo que será entregado por el Sub Secretario del Pontificio Consejo Cor Unum, Mons. Tejado Muñoz.

El proyecto se llama “Creación de empleo para los iraquíes desplazados en Jordania” y estará a cargo de Cáritas Jordania en el Centro de Santa María de la Paz en Amman. Mons. Tejado estará en la capital jordana del 11 al 13 de mayo. El proyecto será inaugurado el jueves 12.

En declaraciones a ACI Prensa, Mons. Tejado relató los detalles de esta visita a Jordania y del obsequio de Francisco. “Voy a Jordania, a Amán, la capital, primero para visitar a los refugiados que están allí, con el Nuncio del país y la Caritas local”, explicó.

“Como misión llevo una colecta que se hizo en la Exposición Universal de Milán. En el pabellón de la Santa Sede se colocó una urna grande para meter limosnas para iniciar un proyecto con estos refugiados. Hemos recogido esta gran cantidad de dinero y entre el Pontificio Consejo de la Cultura –encargado del pabellón del Vaticano en la Expo- y nosotros, llevo la recaudación para dar trabajo a familias de refugiados que llevan allí tiempo y necesitan una dignidad en su forma de vida”, señaló.

“No se puede vivir siempre de caridad. Ellos piden tener un pequeño trabajo, tener algo en lo que ocuparse y no estar ociosos”, contó Mons. Tejado.
Sobre el proyecto, indica que “la Caritas de Jordania lo ha creado sobre todo para dar trabajo a los padres de familia”. Se trata de “un proyecto de producción de pequeñas productos alimentarios, como por ejemplo aceitunas… es una pequeña empresa que se dedica a producir pequeñas cosas”, detalló.

Además, “el proyecto está pensado para que tenga un futuro, para organizar esta pequeña empresa. Estamos en contacto para exportar los productos y que sea sostenible para que no se pierda por el camino”.

En su opinión, la ayuda que lleva a Jordania “es una gota de agua en un océano, porque los refugiados tienen muchos problemas, pero hacemos lo que podemos”.

“Más que un gran proyecto es la presencia que el Papa quiere tener entre estas personas: llevamos signos de amor del Papa y de toda la Iglesia por los que sufren”.

Sobre el procedimiento que siguen, Mons. Tejado explicó que “siempre informamos al Papa de estas actividades y siempre nos manda un mensaje que llevar a estas personas. Lo llevamos y lo entregamos en su nombre”.

“Ellos acogen la ayuda con mucha alegría y agradecimiento. Hemos estado en Haití, en Japón después del tsumani… cuando hay algún desastre Cor Unum siempre lleva una ayuda. También vamos siempre a iniciar algún proyecto. Después de la primera emergencia que viene cubierta por muchas ONGs y asociaciones iniciamos nosotros un proyecto de reconstrucción”.

“En Haití hicimos una escuela muy grande, en Filipinas un centro para gente pobre, ancianos y enfermo. Siempre intentamos que quede algo como signo de la ayuda del Santo Padre”, recordó.

El Sub Secretario cree que “los católicos siguen siendo muy generosos”. “Yo viajo mucho, y donde vas no te encuentras partidos políticos ni otras cosas, sino mucha Iglesia. Por ejemplo, en Filipinas con el tifón, en Haití con el terremoto… ahí está siempre la Iglesia. San Pablo dice que por encima de todo está la caridad y esa es nuestra bandera, la de la Iglesia, porque sin ella no somos nada”.

Miles de refugiados

Jordania es uno de los principales países de acogida a refugiados. Del total 130.000 personas son iraquíes (casi el 1,3% de la población), y 1 millón 300 mil son sirios.

El director de Caritas Jordania, Wael Suleiman, explicó que “el proyecto del Pontificio Consejo Cor Unum servirá para asegurar un trabajo pagado a 15 refugiado. El proyecto beneficiará también a sus núcleos familiares, que pasarán a ser autosuficientes”.

Además, “la iniciativa favorecerá un recorrido de formación profesional de carpintería, agricultura e industria alimentar para unos 200 iraquíes, y gracias al compromiso de trabajadores ocasionales que serán ayudados por unos 500 iraquíes al año”.